Plena Inclusión Madrid

De nidos, abrazos y mariposas, un proyecto para “profundizar en lo individual” en medio de una crisis colectiva

De nidos, abrazos y mariposas es un proyecto creativo con mujeres con discapacidad intelectual.

El proyecto consiste en animar a esas mujeres a crear objetos con barro y elementos naturales.

Los talleres estuvieron dirigidos por la artista Lucía Loren.

En este artículo, Lucía nos explica el trabajo que han hecho. También cuenta cómo ha sido la experiencia.

Plantear un proyecto cultural en pleno desconfinamiento y en una modalidad a distancia es el gran reto que planteaba “De nidos, abrazos y mariposas” y que ha culminado con un increíble resultado. La artista Lucía Loren, responsable de este proyecto creativo, nos ha contado cómo ha sido la experiencia de trabajar con un grupo de mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo que comparten la experiencia de la maternidad en el grupo de apoyo mutuo “Madres con mayúsculas” de Plena Inclusión Madrid, y el resultado de desarrollar conceptos muy determinados a partir de materiales naturales.

Un total de diez mujeres han desarrollado su creatividad en tres sesiones en las que han podido plasmar sus sentimientos y emociones en obras compuestas por barro y elementos hallados en el paisaje. “De nidos, abrazos y mariposas” es un proyecto incluido en Más Cultura, Más Inclusión, desarrollado por Plena Inclusión Madrid y Fundación Repsol.

¿Cómo has planteado esta experiencia?

El objetivo principal de esta propuesta ha sido generar diversas propuestas creativas, que faciliten un canal de expresión y comunicación de algunas de las vivencias y emociones que hemos sentido en este periodo de confinamiento ocasionado por la COVID-19. Para ello, he propuesto en cada sesión una serie de trabajos a través de la creación artística y la conciencia corporal, creando a partir de diversos símbolos universales como el nido, los abrazos o las mariposas.

En la primera sesión trabajamos el símbolo del nido, que alude a conceptos como el hogar, el aislamiento, la protección, o los entornos de cuidado, ayudándonos a expresar y compartir algunos de los sentimientos y las emociones tan complejas y contradictorias que hemos sentido durante el confinamiento en nuestros hogares. Sobre esta sesión, las participantes  compartieron frases como “Esto es como un paso más a relajarte, siempre necesitamos tiempo para nosotras” o palabras como experimentación, ternura, unidas, paz…

En la segunda sesión hemos trabajado de manera creativa el símbolo del abrazo. Una primera propuesta consistió en crear con barro y materiales naturales un “abrazo vegetal” de algún paisaje que nos haya reconfortado en algún momento de nuestra vida. En la segunda propuesta hemos creado un personaje imaginario que abraza de maneras diferentes a las que estamos acostumbradas. Algunos de los títulos de las obras, “necesito abrazar”, “yo misma” o “abrazos calentitos”, dan una idea de la importancia de poner la atención sobre temas que nos pueden afectar emocionalmente de manera tan profunda, como es la limitación de contacto interpersonal en este periodo. Para finalizar esta sesión, se planteó la realización de una escultura de hielo con materiales naturales en su interior. La idea es que cada participante congelara estos materiales en diferentes moldes, y luego compartiera el proceso de “deshielo” con el resto del grupo a partir de su registro fotográfico.

En la tercera sesión, trabajamos el símbolo de la mariposa como elemento de transformación y cambio. A partir de una proyección de diapositivas en la que mostré el trabajo de una serie de artistas de land-art, comenzamos a trabajar y a charlar sobre las cosas que nos gustaría transformar en esta nueva vuelta a lo que esperamos sea una “nueva normalidad”. Por último, compartí la presentación de artistas y propuestas con las participantes, junto con una lista de documentos en los que pueden encontrar material para seguir trabajando este verano en propuestas de arte y naturaleza.

Estoy realmente satisfecha con la implicación del grupo en las actividades, que se ha traducido en una activación de la creatividad y en un el ambiente distendido para el aprendizaje en grupo.

Imagen del proyecto De nidos, abrazos y mariposas

¿Por qué esta propuesta integra elementos de la naturaleza?

La utilización de elementos de la naturaleza en la realización del taller me ha vuelto a confirmar las amplias posibilidades que tienen estos materiales para generar proyectos creativos de una manera más libre y lúdica. Esto viene dado por su carácter de elementos “no estructurados”, es decir, que no tienen una manera específica y única de utilizarse y pueden ser usados de una manera más experimental.

Por otro lado, también he confirmado en estas sesiones la gran capacidad de “reconexión” de un material como el barro, al que el pedagogo Tonucci describía como el “príncipe de los juguetes”, ya que permite crear desde lo amorfo a lo formal, de maneras muy diversas, utilizando técnicas muy básicas si queremos, o partir de otras más complejas que requieren de paciencia y concentración. Esto permite potenciar al máximo los procesos creativos a cualquier edad, lo que ha permitido la implicación de otros familiares en el taller: desde uno de los padres de una alumna a una de las hijas de otra, que con 4 años, pudo compartir con su madre estos procesos de creación.

En algunos momentos, incluso me olvidaba de que estábamos en una sesión de Zoom. Se han propiciado una interacción y una comunicación muy fluidas.

¿Como ha sido trasladar una experiencia vivencial educativa a una online?

Las experiencias educativas telemáticas nunca podrán ser iguales a las experiencias vivenciales, en las que la mirada directa y el contacto permiten un aumento del rapport, es decir, esa posibilidad de aumentar la conexión de empatía con la otra persona, que favorece a su vez esa relación tan íntima y de circulación fluida entre el educador y los alumnos. 

En este taller, se ha respirado un ambiente de confianza y colaboración entre todas las personas que estábamos presentes. En algunos momentos, incluso, me olvidaba que estábamos en una sesión de Zoom, y sentía el ambiente distendido alrededor de una mesa de taller, dónde cada participante estaba sentada en círculo, compartiendo su proceso de trabajo, las dudas o dificultades a las que se enfrentaban, aconsejándose y ayudándose entre ellas, charlando y compartiendo sus emociones y sentimientos, de manera que se han propiciado una interacción y una comunicación muy fluidas.

Taller de De nidos, abrazos y mariposas

Para acabar, ¿cómo responde la creación artística a retos como el que nos plantea la situación actual?

Por un lado, sabemos que la creatividad es una herramienta muy potente de expresión  y de comunicación con el otro. Las propuestas de este taller han pretendido explorar en ese “imaginario individual” sobre experiencias y vivencias muy concretas de este periodo de crisis sanitaria, tratando de alejarnos del “relato colectivo” marcado por los medios de comunicación de masas, que generan discursos generalistas que luego vemos como se repiten como un eco por la sociedad. No ha sido fácil este aspecto, ya que es fuerte la inercia a reproducir estos símbolos y discursos, pero hemos conseguido profundizar en lo individual y sacar a relucir el brillo personal de estas estupendas mujeres que han formado parte del taller.

Lucía Loren

Coordinadora del proyecto “De nidos, abrazos y mariposas”
Artista especializada en la corriente “Land Art”

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp