Plena Inclusión Madrid

La transformación del ‘Green Team’

Soy un cuadro de texto. Haz click en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Trabajan en un vivero, en un municipio limítrofe entre las Comunidades de Madrid y Castilla y León, en San Martín de Valdeiglesias. Se llaman Antonio Blazquez, Esther Lara, Manuel de la Fuente y Elena García, y pertenecen a la Asociación Talismán, una entidad miembro de Plena Inclusión Madrid que ha realizado una importante apuesta por la transformación de su organización hacia una gestión más sostenible.

En la transición han jugado un papel esencial las personas con discapacidad intelectual de la entidad que han formado parte del proyecto ‘Ciencia con Capacidad’, que les ha permitido conocer, aprender y poner en marcha nuevos hábitos de vida y de trabajo. Su implicación ha sido tal que, como nos cuenta Manuel, se autodenominan ‘Green Team’.

Manuel destaca de entre las actividades que han realizado los vídeos de reciclaje que graban para dar una segunda vida a los productos, las jornadas de reciclaje que imparten a colegios o institutos, y menciona también las jornadas de limpieza del entorno del Pantano de San Juan, próximo al municipio, en la temporada de verano.

Reconocida como buena práctica

Este proyecto fue de hecho una de las iniciativas premiadas en la convocatoria de buenas prácticas en economía circular impulsada por Plena Inclusión Madrid y Fundación Repsol del proyecto ‘Creando Valor’, concretamente en la categoría ‘Iniciativas circulares en comunidad: proyectos dirigidos a mejorar la sostenibilidad de nuestros barrios, municipios y ciudades’ y en cuyo contexto se celebra una jornada el próximo 4 de febrero para visibilizar la contribución de las personas con discapacidad, y de sus organizaciones, a la sostenibilidad de las sociedades.

“Es un proyecto innovador, que se basa en la enseñanza y aprendizaje a través de la ciencia y de una forma práctica. Este concepto es clave para conseguir los objetivos formativos. En este sentido, las charlas, los videos y los talleres resultan fundamentales, tanto como la colaboración de voluntarios que aportan su conocimiento profesional en el sector espacial para, por ejemplo, explicar cómo se harían cultivos en el espacio” explica Elena, preparadora laboral de Asociación Talismán.

Antonio es más introvertido, pero también nos cuenta cómo han sustituido la botella y el plástico de la merienda por productos de más de un solo uso. Esther, por su parte, explica que alargan la vida útil de los productos realizando donaciones, por ejemplo, de equipos informáticos, a otras organizaciones que puedan sacarles partido cuando en la Asociación su ciclo de vida útil ha finalizado.

Green Team

La sensación de contribución a un objetivo global es compartida todas las personas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo de la entidad, ese Green Team que aunque viste de amarillo permanece vigilante a una correcta separación de los residuos que se generan en la entidad. “Cuando alguno se equivoca, no tardan en llamarle la atención” explica Elena, que valora la sensación de piña conseguida en torno al proyecto.

Todo comenzó con un análisis realizado por las profesionales de Asociación Talismán. “Nos paramos a mirar la gestión de nuestro vivero desde arriba, no desde dentro” relata Elena, que reconoce haberse sorprendido de la cantidad de cosas que podían hacer para mejorar la gestión eficiente de los recursos con los que ya contaban. “El pozo, por ejemplo, lo teníamos abandonado. Hoy lo hemos recuperado como fuente de recurso hídrico y junto con una mejor administración del agua canalizada o la recogida de agua de lluvia, nos permite ahorrar muchos litros de consumo”. “Antes éramos unos descontrolados de la vida con el agua” apostilla Manuel.

Otro de los cambios introducidos y que nos recuerda Esther ha sido la incorporación de una compostadora para gestionar los residuos orgánicos de la entidad, y nutrir con el abono las propias plantas del vivero.

Ampliar las oportunidades de empleo

El proyecto pretende ampliar las oportunidades de empleo de las personas con discapacidad intelectual. En este sentido, nos cuentan que la vida en un pequeño pueblo pequeño también dificulta la inserción laboral, al tener empresas más pequeñas, de carácter familiar. “La empleabilidad dentro del municipio cuesta un poco. A pesar de todo, hemos conseguido cinco incorporaciones de larga duración y muchas prácticas laborales supervisadas para ampliar la experiencia de las personas”.

Manuel, Antonio y Esther tienen claro que gracias a este proyecto están ahora más capacitados para el empleo, y además se sienten orgullosos de la contribución que realizan, no sólo en la Asociación sino también a nivel individual, al cuidado del medio ambiente y a la sostenibilidad de su entorno. “El cambio climático ya lo tenemos aquí” recuerda Manuel.

COMPARTE

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp