Plena Inclusión Madrid

“Yo como tú”, un abordaje inclusivo de la discapacidad intelectual al que han seguido 15 años de avances

“Yo como tú” es un libro que ayuda a comprender la realidad de las personas con discapacidad.

Está realizado con textos e ilustraciones de David y Paola de la Mano.

Fue publicado hace 15 años.

Por eso, hacemos un resumen de los logros conseguidos por el movimiento asociativo en estos 15 años.

Entre estos avances incluimos, por ejemplo:

  • la recuperación del derecho al voto;
  • el derecho a tener una vida independiente;
  • la reforma de los apoyos en el Código Civil;
  • la derogación de las esterilizaciones forzosas en el Código Penal.

Modificar la imagen que tenía la sociedad de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo ha sido uno de los grandes retos del movimiento asociativo en sus más de 40 años de historia. En esa labor, que se ha compaginado con una lucha constante por los derechos del colectivo y por su plena inclusión en la sociedad, se han realizado distintas campañas de sensibilización, como la publicación del libro “Yo como tú”, que estos días cumple 15 años y que ha precedido a la consecución de muchos y valiosos logros que queremos recordar.

Plena Inclusión Madrid (en 2005, aún con la denominación de FEAPS Madrid) publicó “Yo como tú”, con textos e ilustraciones de David de la Mano y Paola de la Mano, con el objetivo de fomentar una mejor construcción de la imagen de la persona con discapacidad intelectual y de impulsar las mejoras en su calidad de vida. A través de la vida de Diego, un joven con discapacidad intelectual, la publicación aborda los estereotipos creados en torno a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y pretende romper ideas preconcebidas que, todavía hoy, inciden en la vida de estas personas.

Desde entonces, el movimiento asociativo ha recorrido un largo camino en el que se han sumado muchos y notables avances, pero en el que sigue vigente el mensaje que envía Diego, nuestro protagonista ficticio, a muchas personas que se enfrentan a la discapacidad intelectual por vez primera o lo hacen desde un punto de vista prejuicioso.

“Yo como tú” se vertebra en 4 ejes, en los que se plantean algunas de las principales reivindicaciones del movimiento asociativo que podemos vincular ahora a distintos logros conseguidos en los últimos años.

“Soy persona”. Una afirmación directa y contundente que vertebra la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad Intelectual de las Naciones Unidas, que el Gobierno español ratificó en abril de 2008. Desde entonces, la Convención ha inspirado distintas modificaciones de la legislación para reconocer los derechos de las personas con discapacidad intelectual e identificar sus necesidades, aunque aún queda mucho trabajo por hacer en este sentido.

“Para estar preparado tengo que estar informado”. Muy relacionado con el punto anterior, “Tú como yo” “Yo como tú” incide en este punto en la necesidad de impulsar la accesibilidad cognitiva y adaptar la información a lectura fácil para impulsar la autonomía de las personas con dificultad de comprensión lectora. La adaptación de textos y contenidos es fundamental además para fomentar la toma de decisiones de las personas con discapacidad intelectual y facilitar su acceso a la formación.

Imagen de Yo como tú“Soy ciudadano como tú”. Las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo deben participar en la toma de decisiones como el resto de la sociedad y, en este sentido, un hito decisivo fue la recuperación del derecho al voto, que cerca de 100.000 personas pudieron ejercer por primera vez el 28 de abril de 2019. La iniciativa para reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) fue impulsada por el movimiento asociativo de la discapacidad. En 2016 En 2016,  tras registrarse una iniciativa del grupo parlamentario socialista, la Asamblea de Madrid aprobó por unanimidad de todos los grupos una propuesta legislativa para modificar la ley electoral, que se elevó al Congreso de los Diputados, donde también obtuvo el respaldo unánime de todos los grupos políticos en 2018.

“Necesito ayuda, pero no para todo”. En el camino por adaptar la legislación española a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad Intelectual de las Naciones Unidas, y concretamente a su artículo 12, se plantea el Proyecto de Ley de reforma del Código Civil que el Consejo de Ministros aprobó remitir para su tramitación parlamentaria el pasado 7 de julio. Con esta reforma, que atiende al principio de que “las personas con discapacidad tienen capacidad jurídica en igualdad de condiciones con las demás en todos los aspectos de la vida”, la tutela o la patria potestad en el ámbito de la discapacidad se limita a los menores de edad y la principal medida de apoyo pasa a ser la curatela, una figura que tiene carácter representativo únicamente en casos graves.

“Quiero y puedo decidir”. El derecho a la vida independiente y la prestación de la asistencia personal adecuada para que una persona con discapacidad intelectual o del desarrollo pueda elegir cómo, dónde, con quién y con qué apoyos desea vivir, dentro de un marco de desinstitucionalización, han sido dos de los ejes estratégicos del movimiento asociativo en los últimos años. Por otra parte, celebramos el comienzo de la tramitación de la modificación del Código Penal para derogar la esterilización forzosa o no consentida en mujeres con discapacidad incapacitadas judicialmente en el Congreso de los Diputados. El objetivo de esta tramitación, que arrancó el 10 de septiembre de 2020, es la modificación del artículo 156 del Código Penal, que despenaliza las esterilizaciones no consentidas en el caso de personas con discapacidad incapacitadas judicialmente.

“Si lo quieres escuchar, tengo mucho que contar”. La participación de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en la vida pública y, en concreto, en la toma de decisiones de las cuestiones que les afectan directamente ha dado lugar a la creación del movimiento de autogestores y autogestoras. En Plena Inclusión Madrid hay 39 grupos de autogestores en los que participan casi 460 personas con el objetivo de analizar las cuestiones que les preocupan, defender sus derechos y visibilizar al colectivo. Esta iniciativa ha desembocado en la creación del primer Comité Autonómico de Representantes, 5 hombres y 5 mujeres, elegidos en las urnas en enero de 2020.

“Quiero amigos para salir”. Las entidades federadas de Plena Inclusión Madrid han desarrollado en los últimos años programas de ocio y tiempo libre para estimular las relaciones entre las personas con discapacidad o del desarrollo y de estas con otros colectivos. Según el “Manifiesto por el derecho a las relaciones sociales”, realizado por los autogestores en 2017, un 24% de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo aseguraban no tener amigos. Por ello, el movimiento asociativo trabaja para normalizar las relaciones sociales del colectivo y para ofrecer formación en el uso de las redes sociales y las herramientas de comunicación directas, como WhatsApp o Skype.

“Aunque te cueste algo más, cuéntame la verdad”. Hacer partícipes a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo de todos los procesos emocionales que se producen en su entorno ha sido una de las necesidades expuestas por la COVID-19. La mitad de los participantes en la encuesta sobre el impacto de la pandemia realizada por Plena Inclusión Madrid en mayo de 2020, apuntó que necesitaría “otros apoyos” durante la nueva normalidad, entre los que destacaban en preguntas abiertas “Entender la situación” o “Perder el miedo”. Además, los profesionales exponen la necesidad de que las personas con discapacidad intelectual sean informadas de fallecimientos o cualquier otro tipo de pérdida para poder realizar un proceso de duelo necesario y similar al de otras personas.

“Sexo como tú, el que quiero y puedo”. El derecho a tener una vida sexual y a la intimidad está recogido en el artículo 25 de la Convención, que pide a los gobiernos “programas y atención de la salud gratuitos o a precios asequibles de la misma variedad y calidad que a las demás personas, incluso en el ámbito de la salud sexual y reproductiva”. En este sentido, el movimiento asociativo ha ofrecido a las familias sesiones informativas sobre sexualidad y discapacidad (“Sexualidades que importan”) y ha establecido un espacio para compartir experiencias en los Grupos Diversxs.

En definitiva, “Yo como tú” hace un retrato de la diversidad y reivindica la necesidad de aceptar a cada persona como es, con sus particularidades y características”, dejando a un lado la “indiferencia, miedo y, en el peor de los casos, rechazo” que provoca lo desconocido. Un desconocimiento contra el que, aún hoy, hay que seguir luchando.

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp