Plena Inclusión Madrid

Accesibilidad cognitiva, también en las artes escénicas

María Solanas es responsable de cultura en AMPinto.

María intervino en unas jornadas sobre accesibilidad en las artes escénicas. 

Su ponencia estaba realizada con la colaboración de personas con discapacidad de su asociación y con Ana Lozano de Plena Inclusión Madrid.

María habló de barreras y de soluciones para que las personas con discapacidad accedan al teatro.

María Solanas, representante de AMPinto Somos Diferencia en la red de cultura de Plena inclusión Madrid, participó el pasado mes de octubre en las I Jornadas de Inclusión y Accesibilidad en las Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud organizadas por ASITEJ España.

Solanas presentó una ponencia en la que abordó las dificultades de las personas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo respecto a las artes escénicas, así como una serie de recomendaciones para facilitar la accesibilidad de todos los públicos.

Su ponencia, destacó, «es el resultado de un trabajo conjunto con las personas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo que participan en la Asociación, y de la colaboración de Ana Lozano, responsable de cultura de Plena Inclusión Madrid». Ese trabajo conjunto en su entidad, es fruto de un trabajo transversal del equipo de accesibilidad cognitiva (María José, Fernando y Alicia) en este caso con María Solanas. 

Ante las personas asistentes, puso de manifiesto cómo en el caso del teatro hecho por y para la infancia y la juventud, es más fácil utilizar recursos que permitan una mejor comprensión de la obra porque el público está más dispuesto a jugar y participar de dinámicas activas.

Solanas destacaba cómo acceder a una obra de teatro significa sentir, experimentar y entender y ofrecía el testimonio de Alicia del Río, una joven con discapacidad intelectual que expresaba su deseo de disfrutar cuando va al teatro:

“Las personas con discapacidad intelectual vamos menos al teatro y no es porque no nos guste, sino porque a veces nos perdemos, no entendemos las cosas que ocurren o las palabras que dicen. Eso nos hace sentirnos tontas y fuera de lugar”

En este sentido, Solanas repasó las principales dificultades que pueden tener las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en el acceso a las artes escénicas, y algunas propuestas y herramientas de trabajo para salvarlas porque, citó, las personas con discapacidad son espectadores y son clientes y tienen derechos.

Otro joven con discapacidad, Fernando Plaza, decía al respecto

“Hay que dejar de pensar que hacer las cosas accesibles es más caro. Tenemos derecho a entender, participar y sentirnos parte de algo”

COMPARTE

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp