Plena Inclusión Madrid

Autismo Plena Inclusión Madrid defiende ante la Asamblea de Madrid la necesidad de reducir el tiempo de espera en Atención Temprana

El grupo de Autismo Plena Inclusión Madrid ha estado en la Comisión de Discapacidad de la Asamblea de Madrid para hablar de las personas con TEA.

La persona que ha defendido los derechos de las personas con TEA en nombre de Plena Inclusión Madrid es Tomás Sancho.

Tomás Sancho ha hablado de las necesidades que tienen las personas con TEA desde el momento en el que nacen, con la atención temprana.

También ha dicho que es muy importante que puedan tener una educación inclusiva y que cuenten con apoyos.

La vivienda,  el empleo y el derecho al ocio también han sido cosas de las que se ha habado.

 

 

Tomás Sancho, en representación del grupo de Autismo Plena Inclusión Madrid, compareció ayer, a petición del Grupo Parlamentario Ciudadanos, ante la Comisión de Políticas Integrales de la Discapacidad, donde reclamó la necesidad de reducir los tiempos de espera en el acceso a la atención temprana para evitar consecuencias irreversibles que condicionan el desarrollo de los niños.

Sancho explicó ante la Comisión que puede estimarse que en una década (2006-2016) habrían nacido 7.800 niños y niñas con algún trastorno del espectro del autismo (TEA) lo que obliga a hacer una previsión adecuada de recursos para poder prestar una atención adecuada a este colectivo. No obstante, matizó, es preciso paliar la falta de estudios poblaciones y censos oficiales por lo que sugirió a la Comunidad de Madrid que lleve a cabo un estudio epidemiológico sobre la incidencia del TEA entre la población madrileña.

Asimismo, Sancho opinó que es preciso flexibilizar el modelo actual de atención temprana para poder dar respuesta a las familias en contextos naturales, prestando una intervención adaptada a la persona y en los lugares que el niño o la niña frecuentan habitualmente ya que eso es fundamental en su aprendizaje y desarrollo.

Según explicó Sancho como portavoz de Autismo Plena Inclusión Madrid, otra cuestión fundamental es la educación inclusiva para las personas con TEA, un objetivo irrenunciable tanto desde la evidencia del conocimiento como desde los derechos.

A su juicio, el actual sistema educativo está agotado y carece de los recursos materiales y humanos para poder atender a la diversidad del alumnado lo que lleva en muchos casos a la segregación escolar.

Por ello, defendió la necesidad de dar una respuesta educativa de calidad dentro de una escuela comprensiva, preparada y dispuesta, concebida desde la legalidad normativa y por tanto desde el principio de la inclusión y respetando por la elección de los padres sobre la modalidad educativa en la que desean educar a sus hijos e hijas.

Para Sancho, por encima de los contenido puramente curriculares y educativos, la escuela es un entorno de convivencia donde se aprende a ser persona, a ser amigo y en especial, en las personas con trastorno del espectro del autismo, se favorece la adquisición de habilidades sociales que aportan calidad a su vida.

También, subrayó, es preciso prestar atención a la educación en etapas superiores en la que denunció una falta de apoyo muy grande. En la fase adulta “estamos en mantillas”, indició Sancho.

La etapa adulta, la más larga de las personas, debe ser también motivo de atención de las administraciones, apostando por la vida en comunidad frente a la institucionalización, mejorando la dotación presupuestaria de las plazas para personas con más necesidades de apoyo y facilitando, entre otras cosas, la figura del asistente personal. Los servicios –explicó- deben adaptarse a las nuevas realidades y modelos de atención que avanzan hacia la inclusión.

La creación de recursos de residencia temporal para personas con TEA que desarrollan problemas de conducta, la extensión de servicios como el AMI TEA no sólo en número sino en atención a toda la trayectoria vital y no solo en la infancia, el empleo con apoyo y la participación en la vida cultural y social fueron otras de las demandas que Sancho trasladó a la Comisión de Discapacidad en representación de Autismo Plena Inclusión Madrid.

La atención a las familias de personas con TEA también centró parte de la intervención de Sancho ante la Comisión. En su opinión, hay que incrementar drásticamente los planes de apoyo a las familias de las personas con TEA que soportan un nivel de estrés elevadísimo y que se convierten en un colectivo vulnerable y especialmente desatendido por los recursos sociales públicos. La orientación profesional, la formación, el aumento de los programas de respiro, y el apoyo psicológico fueron algunas de las propuestas planteadas.

El Grupo Autismo Plena Inclusión Madrid agrupa a las principales asociaciones específicas de autismo que trabajan por la inclusión del colectivo: Aleph Tea, Asociación Pauta, Crepri, Asperger Madrid, Astea Henares, ProTGD, Trastea y Fundación Angel Riviere. A ello se unen los cientos de personas con TEA y sus familias a los que diariamente se presta atención desde el resto de entidades de Plena Inclusión Madrid.

Puedes ver la comparencia completa en este enlace

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+
WhatsApp