Plena Inclusión Madrid

CERMI Mujeres exige acabar con la enorme discriminación que sufren las mujeres con discapacidad para acceder al mercado laboral

Las mujeres con discapacidad y las madres de hijos e hijas con discapacidad queremos explicar a todo el mundo qué pedimos en cuanto al empleo.

Las mujeres con discapacidad tenemos menos trabajo que otras personas.
También menos que los hombres con discapacidad.

Y encima las mujeres con discapacidad que tienen trabajo tienen peores condiciones que otras personas.

Más abajo puedes leer nuestro manifiesto en lectura fácil.

La Fundación CERMI Mujeres, junto al CERMI Estatal, exige acabar con la enorme discriminación que sufren las mujeres con discapacidad en el acceso al mercado laboral, lo que las aboca a una situación de empobrecimiento y precariedad que cercena todas las posibilidades de desarrollo de un proyecto de vida propio y de una plena participación en comunidad.

Así lo pone de relieve la Fundación en el manifiesto que ha publicado con motivo del Día Internacional de la Mujer. “Las mujeres con discapacidad seguimos siendo una parte de la población más pobre y excluida debido a la falta de formación profesional competitiva, la brecha digital de género, la alta tasa de inactividad laboral, la falta de acceso al mercado de trabajo, el desarrollo de actividades no mercantilizadas, las diferencias de sueldo existentes entre hombres y mujeres, los obstáculos creados por la ausencia de conciliación de la vida familiar y laboral, la mayor esperanza de vida de las mujeres y, en general, las distintas formas de discriminación por razón de género y discapacidad”, expone el manifiesto.

CERMI Mujeres destaca que la tasa de inactividad de las mujeres con discapacidad en España asciende al 64,8%, una cifra superior a la de los hombres con discapacidad y mucho peor que la de la población sin discapacidad. Esta situación hace que muchas mujeres con discapacidad en edad laboral no solo no tengan trabajo, sino que ni siquiera estén en el proceso de búsqueda. 

Además, cuando las mujeres con discapacidad consiguen acceder al mercado laboral, lo hacen en general en unas condiciones de mayor precariedad, con más contratos a tiempo parcial y con una remuneración inferior. Y es que, según el estudio ODISMET 2018, el salario medio bruto anual de las mujeres con discapacidad es de 17.365 euros, frente al de los hombres con discapacidad que es de 20.614,2 euros. La brecha salarial se agrava si se comparan los datos con la remuneración de la población sin discapacidad (25.924,43 euros los hombres y 20.131,41 euros las mujeres).

Manifiesto FCM 8 marzo 2019

Manifiesto FCM 8 marzo 2019-Lectura Facil

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp