Plena Inclusión Madrid

Danza tu Danza, un pionero proyecto virtual sobre el movimiento, el cuerpo y la Historia de la Danza

“Danza tu Danza” es un proyecto de danza que se ha realizado a distancia a través de Zoom.

En las sesiones del proyecto, los participantes han aprendido más sobre el movimiento y sobre sus cuerpos.

También han podido conocer nuevos aspectos de la Historia de la Danza.

El proyecto ha sido dirigido por la bailarina Alba Fernández.

Forma parte del programa Más Cultura, Más Inclusión que desarrollan Plena Inclusión Madrid y Fundación Repsol.

Doce personas con discapacidad intelectual o del desarrollo han participado en “Danza tu Danza”, un innovador proyecto que tiene como objetivo la creación de un espacio virtual de baile que todos los participantes pudieran compartir, a la vez que un lugar de aprendizaje y reflexión sobre la Historia de la Danza. El proyecto, dirigido por la bailarina Alba Fernández, de Bailabestia, forma parte del programa Más Cultura, Más Inclusión, desarrollado en colaboración con Fundación Repsol.

“Danza tu Danza” ha tenido lugar en un contexto muy concreto, recién acabado el confinamiento por la COVID-19 y después de tres meses de inactividad para la mayoría de la población española. Las medidas de prevención han marcado el formato del proyecto, en el que participantes de Fundación Betesda, Afanias Torrelaguna y de AMPinto han trabajado con materiales virtuales en directo, a través de la plataforma Zoom, y también en diferido.

En las distintas sesiones se han trabajado los conceptos de anatomía experiencial y las calidades del movimiento, además del espacio físico y el espacio virtual. En el caso de la anatomía experiencial, se desarrolló tomando como punto de partida la estructura corporal en relación con imágenes mentales, utilizando asociaciones para representar las partes del cuerpo y trabajar su movilidad mediante ejercicios que potencian la imaginación y que trascienden la materia física del cuerpo. Se ha trabajado de forma fragmentada poniendo el foco en diferentes sesiones sobre: la cabeza, la pelvis, las extremidades, el torso y la columna vertebral.

El eje de las calidades del movimiento se ha desarrollado sobre la idea de buscar diferentes formas de moverse y de bailar, evitando las tendencias personales que todos tenemos de iniciar el movimient cuando oímos una melodía. El trabajo en este sentido versó sobre la velocidad, la fluidez y la cadencia del movimiento, con dinámicas basadas en agitar, introducir acentos en el movimiento, cambiar de dirección, movimiento circular y quietud. 

Historia de la Danza

El trabajo de las sesiones se ha complementado con una visión creativa sobre la Historia de la Danza, que se trasladó a los participantes mediante tres vídeos didácticos presentados por Alba Fernández. “Testar esta herramienta de trabajo ha sido muy enriquecedor”, asegura la coordinadora del proyecto, y destaca la posibilidad de utilizar estos materiales como “una videoteca” que los participantes puedan consultar cuando deseen.

Los vídeos relacionaban un trabajo coreógrafico que forma parte de la Historia de la Danza con algún concepto que se estuviera trabajando en las sesiones. El primero se centró en “El lago de los cisnes”, con una interpretación clásica y otra urbana de la obra de Piotr Tchaicovsky. En el segundo vídeo, se trabajó la idea de la sorpresa con el trabajo del coreógrafo belga Alain Platel y su compañía, Les Ballets C de la B. Por último, el tercer vídeo trabajaba la diferencia entre gesto y movimiento a partir del legado de la coreógrafa alemana Pina Bausch.

“Personas resilientes y con enorme potencial creativo”

La facilitadora del proyecto, Alba Fernández, asegura que se han superado las expectativas al referirse a los objetivos con los que se partía y ha lamentado no disponer de más tiempo de trabajo con un grupo que ha avanzado de forma homogénea, en gran parte gracias a los conceptos sobre la danza que ya tenían adquiridos.

“Sin dejar de lado nuestra tarea de ofrecer conocimiento sobre el cuerpo y el movimiento y sobre la danza de cada persona, creo que lo que más destaca es el tiempo compartido en esta búsqueda, el sentimiento de pertenencia al grupo y el apoyo entre todas en este momento tan extraño en el que queda constancia que la cultura tiende puentes entre nosotras y nos ofrece experiencias de unión, de comunidad y un espacio en el que poder imaginar otras realidades tan necesarias hoy en día, sin dejar de lado la propia realidad de cada persona”, explica Alba Fernández.

La bailarina elogió a las personas participantes en “Danza tu Danza”. “Son resilientes, trabajadas en la superación personal, con un enorme potencial creativo y con una enorme necesidad por participar en la sociedad, en la cultura y en esta construcción de conocimiento que estamos practicando”, aseguró.

Las personas participantes, por su parte, valoraron positivamente el proyecto. “He descubierto otras formas de poder encontrarse con otras personas sin moverme de la residencia. La experiencia por Zoom me ha sorprendido y me ha encantado”, dijo uno de los usuarios de Fundación Betesda. “Me ha gustado mucho, me ha dado mucha alegría, satisfacción y emoción después del confinamiento”, añadió una de sus compañeras.

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp