Plena Inclusión Madrid

El Comienzo

Antonio Quiles es un artista. 

Está haciendo una residencia de danza en Aspadir. 

En sus primeras sesiones ha ido creando el proyecto. 

Han trabajado el conocimiento entre el grupo. También la forma en la que van a trabajar. 

Quiles explicó a los participantes algunas nociones básicas de danza.

A partir de ahí, trabajarán ejercicios de danza contemporánea.

Me encantan los comienzos. Siempre me han gustado. Me encanta todo lo que tienen de abierto, de posibilidad, de recorrido. Disfruto con lo que tienen de aprendizaje, de incertidumbre, de presente proyectado.

Considero que los buenos procesos de trabajo, más aún los procesos creativos tan transversales, plurales y diversos, y especialmente en los escénicos debido a que necesitan del encuentro entre personas, empiezan siempre con una toma de contacto. Un primer contacto, centrado en conocernos, escuchar quienes somos y de donde partimos, así como en afinar deseos, intereses y expectativas, es la base indispensable para la creación de grupo como primer paso del camino.

Eso justo es lo que hemos estado haciendo en estas primeras semanas de trabajo en la Asociación ASPAdiR Rivas en el marco de las Residencias de Artista de Espacio Convergente de Plena Inclusión Madrid. Una residencia en donde nos reunimos dos veces por semana unas 20 personas, interesadas en habitar un espacio tiempo juntos donde trabajar la presencia a través del cuerpo y movimiento. Un  proyecto de residencia que ha ido tomando forma y que finalmente se realizará en dos partes. Una primera parte que generará una muestra abierta y una segunda parte donde, con un número menor de intérpretes, se trabajará la creación de una pieza corta.

En las primeras sesiones nos centramos en esa toma de contacto. En conocernos y crear un marco de trabajo en el que, desde la definición y entendimiento del grupo de unas reglas comunes, estuviéramos todos en el mismo juego.  Así mismo, me centré en hablar sobre los temas teóricos importantes de la materia: definir danza contemporánea, cuerpo y movimiento, coreografía e improvisación.

Desde ahí, ya hemos empezado a trabajar a partir de ejercicios de danza contemporánea, el movimiento propio, la colocación corporal, la escucha activa,  la composición/ uso del espacio, los diferentes ritmos, los niveles, la mirada, la relajación/activación de cuerpo/mente a través del Body Mind, la concentración y sobretodo el disfrute de movernos juntos.

Como digo, me encantan los comienzos y todo lo que tienen de apasionantes posibilidades.

Antonio Quiles

Residencias Artísticas Espacio Convergente [2018]
 Más Cultura, Más Inclusión. Plena Inclusión Madrid y Fundación Repsol

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+
WhatsApp