Plena Inclusión Madrid

El informe “A cada lado” pone de relieve la exclusión de los reclusos con discapacidad intelectual

Plena inclusión España ha presentado el estudio “A cada lado” sobre la realidad de las personas reclusas con discapacidad intelectual.

El estudio pone de relieve la exclusión que sufren estas personas.

Por ejemplo, solo en 1 de cada 3 juicios se tiene en cuenta la discapacidad del acusado.

El documento ha sido presentado en un seminario online con expertos del sector.

Plena inclusión España ha presentado el informe “A cada lado” sobre la realidad de las personas con discapacidad intelectual reclusas o ex-reclusas y la extrema exclusión que sufren, tanto durante su internamiento como ante los procesos judiciales. El estudio se dio a conocer durante el seminario online “Avanzando hacia la igualdad en el acceso a la justicia”, que contó con la participación de varios expertos en la materia.

El estudio desvela que solo en uno de cada tres procedimientos judiciales (un 31,5%) se tiene en cuenta la discapacidad en algún momento del proceso judicial. Esta circunstancia agrava la posibilidad de que se vulneren los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo “debido a las dificultades en la comprensión y/o comunicación o a la imposibilidad de ejercitar adecuadamente el derecho de defensa”, explicó Inés de Araoz, una de las autoras del informe y responsable del Área Jurídica de Plena inclusión España.

Por otra parte, el documento pone de manifiesto que en la práctica totalidad de los procesos (90,2%) se impone a la persona con discapacidad intelectual una pena privativa de libertad, a pesar de que existe un consenso internacional en que las personas penalmente no responsables no deberían permanecer en prisión. Sin embargo, el 66,7% de las personas cumplen sus penas en prisiones y un 33,3% en hospitales psiquiátricos penitenciarios.

Con respecto a la situación de las personas reclusas con discapacidad, su acceso a programas de tratamiento no relacionados con la discapacidad, como drogodependencia, salud mental, alcoholismo o para agresores sexuales, es muy bajo, incluso aunque el delito cometido esté relacionado con estos ámbitos. Además, la mayoría de las personas participantes cumplen íntegramente sus penas, un 66.9% no ha llegado a realizar ninguna salida programada y el 55% no ha solicitado nunca un permiso. 

Riesgo de reincidencia

Todas estas circunstancias influyen en el hecho de que se produzca una elevada reincidencia, en concreto en un 54,5% de los casos. “A la situación de exclusión social, económica y educativa previa se une la falta detección de sus necesidades de apoyo una vez cometido el delito, la prácticamente asegurada condena privativa de libertad en un centro penitenciario al que es muy complejo adaptarse; el cumplimiento íntegro, encadenado y sin alivio de la condena o la falta de acceso a los programas de tratamiento o formación”, explicó Inés de Araoz.

El estudio, que se realizó con la participación de 367 personas con discapacidad reclusas y 81 profesionales del programa de prisiones de la confederación, incluye más de 50 propuestas de acción para poner en marcha con la colaboración de toda la sociedad y el sistema judicial y penitenciario. Entre estas propuestas se encuentra la incorporación de la figura de la persona facilitadora para los procesos judiciales, que fue explicada en el seminario online por la responsable del programa de acceso a la justicia de Plena inclusión Madrid, Laura Galindo.

Plena inclusión España atendió en 2019 a un total de 1.771 personas con su programa para personas reclusas o exreclusas, prestando apoyo en procedimientos judiciales, durante el cumplimiento de las penas y en los procesos de reinserción en la sociedad.

Las personas con discapacidad intelectual que permanecen en prisión vivieron una situación de doble aislamiento durante el confinamiento por la COVID-19, ya que al hecho de permanecer en el centro se sumaron la imposibilidad de acudir a sus centros de trabajo o formación dentro del propio centro, la interrupción de las visitas y los obstáculos iniciales para recibir el apoyo de los profesionales.

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp