Plena Inclusión Madrid

El confinamiento acentuó la vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual, según un informe de Plena inclusión España

Plena inclusión España y el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad han elaborado un informe sobre el impacto de la pandemia.

En el informe se ha analizado cómo afectó el confinamiento a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, a sus familias y a los profesionales.

El informe desvela que se ha acentuado la vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual.

Muchas de ellas han perdido sus empleos o no han podido seguir estudiando.

También desvela que las organizaciones sociales han tenido que gastar muchos dinero en EPIS y protección ante la COVID-19.

Las familias han vivido grandes situaciones de estrés por sus dificultades de conciliación de la vida familiar.

El confinamiento acentuó la vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y supuso un retroceso en los avances conseguidos hasta el momento, según desvela un informe de Plena inclusión España elaborado por el Instituto de integración en la comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca. El estudio, realizado a partir de encuestas online a un total de 1.500 personas, analiza el impacto que ha tenido la pandemia en el contexto familiar, las condiciones de trabajo de los profesionales de atención directa y la gestión realizada por las entidades del tercer sector.

Entre las conclusiones destaca que casi un 10% de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo se vio obligada a cambiar de lugar de residencia, el 70,9% de quienes trabajaban no puedo seguir con su actividad laboral habitual y casi la mitad de quienes estudiaban experimentaron dificultades para continuar con el curso escolar.

Estas afirmaciones coinciden con los resultados de la encuesta realizada por Plena Inclusión Madrid el pasado mayo, en la que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo consultadas reconocían haber vivido situaciones de nerviosismo durante el confinamiento y que evidenciaba además la carencia de relaciones personales significativas.

Con respecto a las familias, un tercio de los encuestados por Plena inclusión España y el INICO aseguró que la sobrecarga de cuidados y las dificultades para conciliar la vida familiar y laboral habían provocado un importante aumento en sus niveles de estrés y ansiedad. Por otra parte, un 22,8% considera que su situación económica había empeorado por la crisis de la COVID-19.

Asimismo, la consulta realizada por Plena Inclusión Madrid a las familias en abril, desvelaba que una de cada tres familias de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo afrontaba la crisis con sobrecarga, estrés y grandes dificultades emocionales, y que esta situación se agravaba en las monoparentales.

Sobrecostes por la pandemia

Volviendo al estudio de Plena inclusión España,  refleja el impacto que la pandemia ha tenido en las organizaciones que atienden a las personas con discapacidad intelectual y sus profesionales. En este sentido, revela que las entidades del tercer sector han tenido que sumar a la precariedad que viven desde hace años los sobrecostes generados por la inversión en personal, EPIS, acondicionamiento de espacios para hacer frente a los protocolos sanitarios, etc. Y, en este contexto, reclama que el apoyo de las administraciones públicas no ha sido suficiente.

Por contra, tres de cada cuatro familias de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo preguntadas aseguran que durante la crisis sanitaria se sintieron respaldadas por organizaciones sociales como Plena inclusión, una confederación que agrupa a 935 asociaciones de todo el país.

Como conclusión, el informe destaca que la pandemia ha acentuado situaciones de exclusión que ya existían previamente en el colectivo de personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo y pone como ejemplos la exclusión de los alumnos con discapacidad intelectual o la dificultad de acceder a una atención médica apropiada.

Imagen: Aina Serra Julià. Fundación Aspasim.
(Fotografía finalista del XVIII Concurso de Fotografía del INICO. Premios Fundación Aliados por la Integración)

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp