Plena Inclusión Madrid

Paisaje Abierto #3 – El arte como reflejo para un lugar

Paisaje Abierto es un proyecto artístico que se desarrolla en la Sierra Norte de Madrid.

En él participan dos artistas con discapacidad intelectual y dos artistas sin discapacidad intelectual.

Lucía Loren es la coordinadora del proyecto. Cuenta cómo ha sido la conclusión del proyecto en esta crónica.

Paisaje Abierto forma parte del programa Más Cultura, Más Inclusión, de Plena Inclusión Madrid y Fundación Repsol.

El pasado 22 de octubre presentamos el trabajo realizado durante 10 días por los artistas becados en la residencia artística inclusiva Paisaje Abierto, en Prádena del Rincón. Estos proyectos son el resultado de un acercamiento a esa luz concreta que ha atraído con su brillo e intensidad y de manera tan diferente a cada uno de los artistas participantes. En un proceso de transmutación alquímica mediante procesos creativos, estos artistas han devuelto al lugar el brillo de ese reflejo transformado en proyecto artístico.

Felicia Martínez (Fundación C.A.M.Ps.) nos presenta las dos piezas grandes realizadas durante su residencia Paisaje Abierto. ‘Reencuentro en la naturaleza’ es una pieza escultórica con suaves formas orgánicas tejida con hiedra sobre una rama recogida de las podas del pueblo. Felicia nos dice: “Me recuerda a que algunas personas le daban vida a estos materiales, la he hecho para las personas del pueblo que lo vivieron”. Agradece de esta especial manera el legado a punto de desaparecer de esos trabajos artesanales que forman parte de nuestra memoria cultural.

‘El cuadrado de la composición’ es la otra intervención realizada con piedras, tejas y trozos de madera pintados con barro y cal de diferentes colores y colocados cuidadosamente sobre una cama de hierba seca amarilla. Felicia nos cuenta cómo este cuadrado le recuerda “a muchas cosas” de su infancia: “protección, mi familia, que estaban muy unidos, allí nos reuníamos”.

‘El camino a Egipto’ es un mural realizado por Loli Franco (Fundación Alas Madrid). El diseño del mural surgió de unos diseños previos consensuados entre Loli, otros artistas de la residencia y los dueños de la casa en un proceso de creación participativa.

La artista define este mural como “ese lugar que es un triángulo grande y luego triángulos pequeñitos de colores realizados con pinturas de tierras de colores, cal y piedras machacadas para obtener azules”, y alude, según nos cuenta Loli, a esa idea de la pirámide como un hogar para vivir y luego morir en él.

La realización de un proyecto de estas características (gran formato, materiales naturales y diseño participativo) ha llenado de satisfacción e inspiración a Loli, que comenta que quiere quedarse a vivir en esta zona pintando murales.

Un homenaje a los habitantes de Prádena del Rincón

Albert Girones nos cuenta cómo Miguel descubrió la boca de una mina de mica que muy poca gente tiene aún hoy localizada. Victoria encontró el antiguo molino al darse cuenta de que caminaba por su caz. Kike recuerda el suelo del pueblo brillar cuando las calles todavía no estaban asfaltadas. Sara fue observada por varios grandes ojos rojos mientras paseaba en bicicleta de noche. A Mario le contaron lo hechizante que parecía Madrid visto desde aquí en los sesenta. Y María y su padre, Luis, vieron unas inexplicables luces en el cielo.

‘Aquella vez que vimos luces en el cielo’ es una puesta en relación de relatos, paisajes y materiales cotidianos vinculados a la localidad de Prádena del Rincón, que funcionan cómo metáfora para pensar en lo extraordinario, lo extraño y lo trascendental. 

La artista Barbara Long nos explica cómo en su proyecto ‘Dejando cosas por el camino’ se ha acercado al paisaje caminando detenidamente por la zona, fijándose atentamente en los detalles minuciosos de las hojas de los árboles o las semillas y en las vistas amplias y lejanas de la sierra que rodea Prádena del Rincón.

Sus intervenciones artísticas se materializan en forma de hitos y ofrendas hechas de hojas, semillas y lana merina (teñida con tintes naturales). Estas creaciones dibujan sus pasos en el espacio de forma sutil, efímera y evocativa. Recogen una obra que reflexiona sobre la relación entre lo particular y lo inmenso, entre las actividades humanas en el entorno natural y las huellas que dejamos sobre él.

Al final de su estancia, creó dos grandes cestas tejidas con zarza y lana para marcar el final de dos de sus rutas. Son símbolo de su gratitud al paisaje y al pueblo por su cobijo durante la residencia y evocan metafóricamente la dicotomía entre lo suave y lo espinoso en el mundo natural y en el camino de nuestras vidas.

Alan Jakub Serewa (Fundación Apafam) es el artista becado de la Sierra Norte. El título ‘Me encanta cómo se mueve’ describe la fascinación de Alan por el movimiento de las piezas tejidas para este gran móvil gigante con el que se ha balanceado rítmicamente estos días enredando y creando formas con los materiales de poda recogidos en el entorno cercano. La pieza móvil cuelga de un árbol rodeado de bancos, dónde nos hemos reunido en círculo a compartir reflexiones sobre los proyectos realizados.

Desde este lugar tan significativo, bajo la copa de este árbol, quiero agradecer la implicación y el excelente trabajo realizado por las y los artistas becados. Ha sido un verdadero placer ver la materialización de estos proyectos, acompañando unos procesos de creación tan ricos en matices y con unos resultados tan realmente satisfactorios.

Agradecer también a Sara García, el cuidadoso acompañamiento en estos días, facilitando la posibilidad de seguir creando, organizando y solucionando en todo momento también el acompañamiento. Ha sido un verdadero lujo contar con unas inspiradoras sesiones de diafreo diseñadas específicamente por ella para los primeros días de residencia. Estas nos han permitido conectar con nuestro cuerpo, con el paisaje y con la creatividad de manera profunda y confortable al mismo tiempo.

Y, por supuesto, agradecer a los habitantes de esta parte de la Sierra del Rincón, su acogida y generosidad al compartir espacios, narraciones y emociones en esta magnífica experiencia compartida.

Lucía Loren
Artista coordinadora del proyecto

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp