Plena Inclusión Madrid

Plena Inclusión Madrid pide la realización de test a profesionales y personas con discapacidad intelectual o del desarrollo

Plena Inclusión Madrid solicita que profesionales y personas con discapacidad tengan prioridad para hacerse el test del coronavirus.

En las residencias de Plena Inclusión Madrid hay casi 2000 personas atendidas por profesionales del ámbito social, no sanitario.

Muchas personas tienen necesidades de apoyo muy grandes.

Es importante hacer los test para tener información fiable sobre las personas contagiadas y aplicar las medidas necesarias.

El presidente de Plena Inclusión Madrid, Mariano Casado, se ha dirigido al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, para pedir que se priorice a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y a los profesionales que les prestan atención directa en la realización de las pruebas de la COVID-19.

La Junta Directiva de Plena Inclusión Madrid acordó dirigirse al consejero para trasladarle esta petición, que se considera urgente, ya que es preciso dar atención a un colectivo de personas vulnerable y que está siendo atendido de manera ejemplar por los profesionales del movimiento asociativo.

En su escrito, Casado explica que desde el inicio del confinamiento se está prestando atención a unas 2.000 personas, y señala que muchas de ellas son personas con grandes necesidades de apoyo y con otras patologías asociadas, lo que requiere una atención intensiva por parte de los profesionales.

Para darles esa atención, agrega, se cuenta con más de mil trabajadores que vienen realizando un enorme esfuerzo durante estos días, máxime teniendo en cuenta que nuestros recursos son sociales y en ellos lo sanitario es residual.

Múltiples bajas entre los profesionales

El presidente indica que, al igual que en el resto de sectores de atención directa, el nivel de bajas de los profesionales está siendo elevado, a pesar de lo cual las entidades están haciendo un esfuerzo titánico para mantener a salvo a sus residentes, algunos de ellos con síntomas, otros derivados a hospitales y otros, lamentablemente, fallecidos.

Por todo ello, Casado ha trasladado a la Consejería de Sanidad la urgencia de que se tenga en consideración y se priorice a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y a los trabajadores que les atienden, a la hora de llevar a cabo las pruebas de COVID-19. Esto nos permitiría poder tomar medidas que mejorasen la atención a todas estas personas, y la tranquilidad de que se toman decisiones adecuadas para su mejor tratamiento, concluye en su carta.

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp