RECOMENDACIONES ANTES DE EMPEZAR

  • Esta página te da información importante sobre este medicamento.
    Léela antes de empezar a tomarlo.
  • Sigue siempre las indicaciones de tu médico o farmacéutico,
    sobre todo, para tomar la cantidad adecuada de medicamento
    o cuando tengas efectos no deseados.
  • El médico te ha recetado el medicamento solo a ti.
    No se lo des a otra persona, aunque ella tenga síntomas parecidos.
  • Cuando tengas cualquier duda, consulta a tu médico o farmacéutico.

La eritromicina es un antibiótico.

Es un medicamento que sirve para tratar las infecciones
causadas por algunos tipos por bacterias.

Eritromicina sirve para tratar infecciones:

  • De garganta.
  • Respiratorias, como la neumonía y la tos ferina.
  • De la piel, de músculos y de la grasa del cuerpo.
  • De intestinos, que provocan diarrea.
  • De los ojos, llamada conjuntivitis.
  • Por clamidia, que es una bacteria que afecta a los órganos urinarios
    de hombres y mujeres y a los órganos sexuales de las mujeres.

También sirve para tratar inflamaciones del intestino,
las vías urinarias y en el cuello del útero de las mujeres.

Este medicamento es para niños y adultos.

  • Nunca tomes bebidas alcohólicas cuando tomes eritromicina.
  • Nunca tomes antibióticos para infecciones provocadas por un virus,
    por ejemplo, una gripe o un catarro.
  • Sigue las indicaciones de tu médico sobre este medicamento.
  • Tu médico te dirá la dosis que debes tomar,
    cada cuánto tiempo debes tomar cada dosis
    y el tiempo total que debes tomar el medicamento.
  • Nunca guardes y vuelvas a tomar eritromicina cuando te sobra.
  • Avisa a tu médico cuando tomas eritromicina y vas a hacerte análisis.
    Eritromicina puede cambiar los resultados de los análisis de orina.
  • Eritromicina puede dejar de hacer efecto contra infecciones,
    cuando lo tomas muchas veces o durante mucho tiempo.

Nunca tomes eritromicina

  • Cuando tienes alergia a la eritromicina.
  • Cuando tienes alergia a otros antibióticos.
  • Cuando tienes una enfermedad de corazón
    llamada síndrome de prolongación del intervalo QT.
  • Cuando tienes un ritmo irregular de latidos de corazón.
  • Nivel bajo de minerales en sangre, como potasio y magnesio.
  • Cuando tomas otros medicamentos para:
    • Tratamiento de alergias.
    • Problemas intestinales.
    • Antipsicóticos.
    • Migrañas.
    • Contra el colesterol.

Consulta a tu médico cuando tienes alguno de estos problemas
de salud y vas a tomar eritromicina

  • Problemas de hígado.
  • Pulso lento o latido del corazón lento.
  • Problemas de corazón.
  • Una enfermedad muscular llamada degradación muscular anormal.
  • Si has perdido la visión o puedes perderla.
  • Si tienes problemas en el colon intestinal.
  • Si has tenido diarrea después de tomar antibióticos.
  • Si estás embarazada y tienes sífilis,
    que es una enfermedad que puedes tener
    por tener relaciones sexuales sin protección.
  • Si tienes miastenia grave, que es una enfermedad
    que produce cansancio y debilidad en los músculos.

Consulta a tu médico cuando tomas alguno de estos medicamentos
y vas a tomar eritromicina

  • Para controlar el ritmo del latido del corazón.
  • Para la ansiedad.
  • Contra la migraña.
  • Para la epilepsia.
  • Contra el rechazo de trasplantes.
  • Contra alergias.
  • Contra el reuma.
  • Contra infecciones por hongos.
  • Para bajar el colesterol.
  • Contra la tuberculosis.
  • Contra la coagulación de la sangre,
    es decir, medicamentos que mantienen la sangre líquida.
  • Para problemas del corazón.
  • Para problemas de estómago.
  • Contra la acidez de estómago.
  • Para tratar problemas de conducta.
  • Para dolores por problemas de circulación.
  • Para el asma y otras enfermedades respiratorias.
  • Para el Parkinson.
  • Contra el cáncer.
  • Para problemas para tener erecciones.
  • Contra el paludismo, una enfermedad que contagia un mosquito.
  • Contra la gota y la inflamación de las articulaciones.
  • Para tratar problemas de sueño.
  • Para algunas infecciones.
  • Para evitar convulsiones.
  • Para la depresión.
  • Anticonceptivos, es decir, para evitar tener embarazos.
  • Contra el sida.
  • Para úlceras de estómago.
  • Niños mayores de 8 años y personas mayores de 18 años:
    Lo habitual es tomar 2 o 4 comprimidos de 500 miligramos
    de eritromicina cada día repartidos en 3 o 4 tomas.
    El médico puede aumentar la cantidad hasta 8 comprimidos al día,
    cuando la infección es muy grave.
  • Niños menores de 8 años:
    La cantidad diaria depende del peso y la edad del niño.
  • Personas con enfermedades de hígado o riñón:
    Es posible que el médico le indique
    que tome una cantidad menor de lo habitual.

Eritromicina puede tomarse de las siguientes formas:

  • Comprimidos: hay que tragarlos con un poco de agua sin masticar.
    Los comprimidos son de 500 miligramos.
  • Sobres: hay que mezclar el contenido del sobre en medio vaso de agua.
    Cada sobre puede tener un contenido diferente:
    250 miligramos, 500 miligramos y 1.000 miligramos.

Puedes tomar eritromicina fuera de las comidas.

Eritromicina tiene otras formas de presentación,
no solo en comprimidos o sobres.

Tienes que tomar eritromicina todo el tiempo que te diga tu médico,
aunque te sientas bien.

Si dejas de tomarlo antes, puede que tengas todavía infección
y vuelvas a sentirte mal o empeorar.

Deja de tomar eritromicina y avisa enseguida a tu médico
en los siguientes casos:

  • Picor o sarpullidos rojos en la piel.
  • Hinchazón en la lengua, la garganta, los labios o la cara
    que causa problemas para respirar.
  • Sensación de estar aturdido.
  • Sordera repentina o zumbidos en los oídos.
  • Ampollas o sangrado de ojos, nariz, labios, boca y órganos sexuales.
  • Ritmo extraño del latido del corazón.
  • Diarrea con sangre o moco durante mucho tiempo.
  • Una enfermedad muscular llamada degradación muscular anormal.
  • Miastenia grave, que es una enfermedad que causa cansancio
    y debilidad en los músculos.
  • Problemas de riñón.
  • Inflamación del páncreas.
  • Tienes las defensas bajas en un análisis de sangre.

Si sientes algo anormal o un cambio extraño en tu cuerpo
mientras tomas eritromicina,
avisa de forma urgente a tu médico o farmacéutico.

Toma tu dosis enseguida que te acuerdes.

Haz la siguiente toma a la hora de siempre.

Nunca tomes el doble de cantidad para compensar la toma olvidada

Cuando tienes una sobredosis,
quiere decir que has tomado más medicamento del debido.

Cuando tienes una sobredosis, avisa de forma inmediata:

  • A tu médico o tu farmacéutico.
  • Al servicio de información toxicológica: llama al teléfono 91 562 04 20

Explica que tomas eritromicina y cuánta has tomado.

Avisa enseguida de la sobredosis, aunque no sientas nada.

Los síntomas que puedes tener con una sobredosis son náuseas,
vómitos y diarrea.

Los efectos adversos son efectos no deseados del medicamento,
porque tu cuerpo no tolera el medicamento o le sienta mal.

Eritromicina puede tener los siguientes efectos adversos habituales:

  • Pocas ganas de comer.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor de estómago
  • Cambio en algunas sustancias del hígado,
    que solo puede verse en un análisis.

Eritromicina puede tener otros efectos adversos de forma poco habitual,
rara o muy rara.

Si sientes algo anormal o un cambio extraño en tu cuerpo
mientras tomas eritromicina,
avisa de forma urgente a tu médico o farmacéutico.

Te recomendamos que leas también

Mujeres embarazadas o con bebés que toman leche materna
Consulta a tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento
en los siguientes casos:

  • Tienes un tratamiento para quedarte embarazada.
  • Crees que puedes estar embarazada.
  • Estás embarazada.
  • Alimentas a tu bebé con leche materna.

Personas que tienen que conducir o utilizar máquinas
Algunos medicamentos pueden producir sueño, nerviosismo, gran relajación
u otras alteraciones que pueden ponerte en riesgo
cuando conduces o utilizas máquinas.
Consulta a tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento.

Personas que tienen alergias alimentarias
Los medicamentos pueden estar mezclados con otros ingredientes
para recubrirlos, darles un sabor o un color.
Estos ingredientes pueden producir alergias en algunas personas.
Consulta a tu médico o farmacéutico cuando tienes una alergia alimentaria.

Coloca siempre este medicamento lejos de la vista y del alcance de los niños.

Puedes tomar el medicamente hasta la fecha de caducidad
que aparece en la caja.
Nunca lo tomes después de esa fecha.
La fecha de caducidad suele aparecer
con el número del mes y el año junto a las letras CAD.
La fecha de caducidad es el último día del mes indicado.

Tira este medicamento en el Punto SIGRE.
El Punto SIGRE es un contenedor de las farmacias solo para tirar medicamentos.
Nunca lo tires a la basura ni por el desagüe del lavabo, el fregadero,
la bañera o el inodoro.