Ibuprofeno

RECOMENDACIONES ANTES DE EMPEZAR

  • Esta página te da información importante sobre este medicamento.
    Léela antes de empezar a tomarlo.
  • Sigue siempre las indicaciones de tu médico o farmacéutico,
    sobre todo, para tomar la cantidad adecuada de medicamento
    o cuando tengas efectos no deseados.
  • El médico te ha recetado el medicamento solo a ti.
    No se lo des a otra persona, aunque ella tenga síntomas parecidos.
  • Cuando tengas cualquier duda, consulta a tu médico o farmacéutico.

El ibuprofeno es un medicamento que sirve para tratar:

  • Fiebre.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores por la inflamación de las articulaciones,
    como rodillas, tobillos, muñecas o dedos.
  • Dolores por la regla.

Este medicamento es para mayores de 14 años.
Para niños menores de 14 años,
hay otras presentaciones de este medicamento.

  • Nunca tomes bebidas alcohólicas cuando tomes ibuprofeno.
  • No tomes más cantidad de ibuprofeno,
    cuando llevas tiempo tomándolo y tienes dolores de cabeza.
    Intenta tomar la cantidad más pequeña que te quite el dolor
    y durante el tiempo necesario.
  • Avisa a tu médico cuando has tenido fiebre y tomas ibuprofeno.
    La fiebre puede ser un síntoma de una infección.
    El ibuprofeno baja la fiebre, pero puede esconder esa infección.
  • El médico hará análisis de sangre cada cierto tiempo
    a los mayores de 60 años
    y a las personas que deben tomar ibuprofeno
    durante bastantes días.
  • El médico puede mandar un medicamento protector de estómago
    a las personas que toman ibuprofeno
    y tienen problemas de estómago, por ejemplo, úlceras.
  • Las personas mayores tienen más riesgo de tener efectos adversos
    cuando toman ibuprofeno.
  • Las personas que toman mucha cantidad de ibuprofeno
    o lo toman durante mucho tiempo
    también tienen más riesgo de tener efectos adversos.
  • El ibuprofeno puede afectar a los resultados
    de un análisis de sangre.
    Avisa a tu médico de que tomas este medicamento
    cuando él te pida un análisis.

Nunca tomes ibuprofeno

  • Cuando tienes alergia al ibuprofeno
    u otros medicamentos contra la inflamación.
  • Cuando tienes alergia a la aspirina.
  • Cuando tienes problemas graves de riñón o de hígado.
  • Cuando tienes úlcera o sangrado en el estómago.
  • Cuando tienes vómitos con sangre.
  • Cuando tienes heces de color negro o diarrea con sangre.
  • Cuando tienes problemas de coagulación de la sangre
    o tomas medicamentos contra la coagulación de la sangre,
    es decir, medicamentos que mantienen la sangre líquida.
  • Cuando tomas medicamentos contra la insuficiencia cardíaca crónica,
    es decir, una enfermedad del corazón que no se cura.
  • Cuando eres mujer y estás embarazada.
  • Cuando tienes deshidratación, es decir, falta de agua en el cuerpo
    porque has tenido muchos vómitos, diarrea o has bebido poca agua.
  • Cuando tienes varicela.

Consulta a tu médico cuando tienes alguno de estos problemas de salud

  • Tienes las piernas hinchadas por acumulación de líquido.
  • Has tenido un ictus, es decir, un infarto cerebral.
  • Problemas de funcionamiento del corazón o has tenido un infarto.
  • Tensión alta.
  • Diabetes, es decir, azúcar en la sangre.
  • Colesterol alto.
  • Eres fumador.
  • Asma, alergia u otro problema para respirar.
  • Problemas de riñón o de hígado.
  • Úlcera, perforación o sangrado de estómago.
  • Enfermedades del intestino, como enfermedad de Crohn o colitis.
  • Enfermedades graves, como lupus o porfiria.

Consulta a tu médico cuando tomas alguno de estos medicamentos

  • Otros medicamentos contra la inflamación.
  • Aspirina.
  • Contra la coagulación de la sangre y contra los trombos,
    es decir, medicamentos que mantienen la sangre líquida.
  • Litio y otros medicamentos antidepresivos.
  • Para orinar más.
  • Contra el colesterol alto.
  • Que bajan las defensas del cuerpo.
  • Para provocar abortos.
  • Contra enfermedades del corazón.
  • Contra dolores en las piernas cuando andas.
  • Contra la epilepsia.
  • Contra infecciones de bacterias y hongos,
    como sulfamidas y otros antibióticos.
  • Medicamentos con cortisona para el dolor y la inflamación.
  • Contra la gota,
    que es una enfermedad que produce dolor en las articulaciones.
  • Contra la diabetes.
  • Para evitar el rechazo de trasplantes.
  • Contra el sida.
  • Contra la tensión alta.
  • Hierbas naturales, como el ginkgo biloba.
  • Adultos y mayores de 14 años:

    Lo habitual es tomar 3 o 4 comprimidos de 600 miligramos al día.
    El médico te indicará la cantidad según el tipo de dolor.
    Hay que separar cada toma entre 6 y 8 horas, por lo menos.
    Los comprimidos pueden ser de 400 miligramos o de 600 miligramos.
    La cantidad máxima para personas entre 14 y 18 años
    es de 1.600 miligramos, es decir, 4 comprimidos de 400 miligramos.
    La cantidad máxima para personas mayores de 18 años
    es de 2.400 miligramos, es decir, 4 comprimidos de 600 miligramos.

  • Personas mayores o con problemas de riñón o hígado:

    El médico indicará la cantidad.
    La cantidad será menor de la habitual.
    La cantidad dependerá del funcionamiento de los riñones.

Ibuprofeno puede tomarse de las siguientes formas:

  • Comprimido: tragar entero con un vaso de agua y sin masticar.
  • Sobre: deben disolverse en medio vaso de agua.

Los comprimidos y sobres pueden ser de 400 miligramos o de 600 miligramos.

Este medicamento tiene otras presentaciones
y puede tomarse o utilizarse de otras formas.
Por ejemplo, en líquido para niños
o en gel para dar en la piel cuando el dolor es en una zona del cuerpo.

Es recomendable tomar ibuprofeno
con leche, con las comidas o justo después de comer.

Deja de tomar ibuprofeno y avisa enseguida a tu médico
en los siguientes casos:

  • Sarpullidos, ampollas u otras reacciones alérgicas,
    como dificultad para respirar.
  • Vómito con sangre o de color muy oscuro.
  • Heces de color negro, con sangre.
  • Diarrea con sangre.
  • Fuerte dolor de estómago o de cabeza.
  • Color amarillo en la piel.
  • Hinchazón de brazos y piernas.

Ibuprofeno puede tener otros efectos adversos muy raros.
Si sientes algo anormal o un cambio extraño en tu cuerpo
mientras tomas ibuprofeno,
avisa de forma urgente a tu médico o farmacéutico.

  • Si me toca la siguiente toma en un rato:
    Sáltate la toma.
    Haz la siguiente toma a la hora de siempre.
  • Si todavía me queda mucho tiempo para la siguiente toma:
    Toma ibuprofeno enseguida.

Nunca tomes el doble de cantidad para compensar la toma olvidada.

Cuando tienes una sobredosis,
quiere decir que has tomado más medicamento del debido.
Cuando tienes una sobredosis, avisa de forma inmediata:

  • A tu médico o tu farmacéutico.
  • Al servicio de información toxicológica: llama al teléfono 91 562 04 20

Explica que tomas ibuprofeno y cuánto has tomado.

Los síntomas que puedes tener con una sobredosis son:

  • Ganas de vomitar.
  • Dolor de estómago.
  • Vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Zumbido de oídos.
  • Sensación de confusión.
  • Sensación de falta de control en los movimientos.
  • Sueño.
  • Dolor en el pecho.
  • Latidos acelerados del corazón.
  • Desmayo.
  • Sensación de cansancio.
  • Mareos.
  • Sangre en la orina.
  • Problemas para respirar.

Cualquiera de estos síntomas aparece 4 o 6 horas después de la sobredosis.

Los efectos adversos son efectos no deseados del medicamento,
porque tu cuerpo no tolera el medicamento o le sienta mal.
Ibuprofeno puede tener los siguientes efectos adversos habituales:

  • Sangrado en el estómago, sobre todo en personas mayores.
  • Ardor de estómago.
  • Ganas de vomitar o vómitos.
  • Diarrea, estreñimiento o gases.
  • Dolor en el vientre.
  • Heces de color negro, con sangre.
  • Vómitos con sangre.
  • Sensación de mareo.
  • Sensación de cansancio.

Ibuprofeno puede tener también otros efectos adversos poco habituales,
raros o muy raros.
Si sientes algo anormal o un cambio extraño en tu cuerpo
mientras tomas ibuprofeno,
avisa de forma urgente a tu médico o farmacéutico.

Te recomendamos que leas también

Mujeres embarazadas o con bebés que toman leche materna
Consulta a tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento
en los siguientes casos:

  • Tienes un tratamiento para quedarte embarazada.
  • Crees que puedes estar embarazada.
  • Estás embarazada.
  • Alimentas a tu bebé con leche materna.

Personas que tienen que conducir o utilizar máquinas
Algunos medicamentos pueden producir sueño, nerviosismo, gran relajación
u otras alteraciones que pueden ponerte en riesgo
cuando conduces o utilizas máquinas.
Consulta a tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento.

Personas que tienen alergias alimentarias
Los medicamentos pueden estar mezclados con otros ingredientes
para recubrirlos, darles un sabor o un color.
Estos ingredientes pueden producir alergias en algunas personas.
Consulta a tu médico o farmacéutico cuando tienes una alergia alimentaria.

Coloca siempre este medicamento lejos de la vista y del alcance de los niños.

Puedes tomar el medicamente hasta la fecha de caducidad
que aparece en la caja.
Nunca lo tomes después de esa fecha.
La fecha de caducidad suele aparecer
con el número del mes y el año junto a las letras CAD.
La fecha de caducidad es el último día del mes indicado.

Tira este medicamento en el Punto SIGRE.
El Punto SIGRE es un contenedor de las farmacias solo para tirar medicamentos.
Nunca lo tires a la basura ni por el desagüe del lavabo, el fregadero,
la bañera o el inodoro.

DESCARGA E IMPRIME

DESCARGA E IMPRIME