Plena Inclusión Madrid

La Escuela Superior de Canto de Madrid reafirma su compromiso con la inclusión de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo

La Escuela Superior de Canto de Madrid facilita la incorporación de alumnos y alumnas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Antes de entrar en la Escuela, estos alumnos deben presentarse a unas pruebas de acceso. Y estas pruebas han sido adaptadas según sus necesidades.

La Escuela también adapta el contenido de los cursos para las personas que lo necesiten.

Por este trabajo, la Asociación Asperger Madrid ha premiado a la Escuela de Canto.

La Asociación Asperger Madrid ha premiado a la Escuela Superior de Canto de Madrid por su labor desde hace años en la inclusión del alumnado con discapacidad intelectual o del desarrollo y, concretamente. A partir del próximo curso la Escuela incrementará su esfuerzo al ofrecer la adaptación de las pruebas de acceso y durante los estudios a todas los alumnos y las alumnas con discapacidad intelectual que lo soliciten.

Asperger Madrid apoya a la Escuela desde 2018 para realizar las adaptaciones que Johann Sebastian Salvatori Fois, un alumno con síndrome de Asperger, ha precisado para cursar sus estudios superiores de música. Y, desde este año, estas adaptaciones se pueden solicitar en la página web de las pruebas de acceso (ver parte inferior de la página).

“En la Escuela Superior de Canto somos unos afortunados de poder incluir personas con capacidades diversas. Hemos aprendido mucho y hemos podido conectar con una realidad desconocida y con muchos clichés”, aseguró Julio Alexis Muñoz, director de la Escuela Superior de Canto de Madrid, tras recibir un diploma de buenas prácticas entregado por Matilde Rodriguez-Patiño, de la Comisión de Educación de Asperger Madrid.

Adaptaciones en el método y la evaluación

Las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) presentan dificultades en la interacción social relacionadas con una alteración en la comprensión del contexto que rodea esas interacciones, sumado a la presencia de un patrón de pensamiento rígido y de intereses restringidos. Estas características suponen que las personas precisen de adaptaciones en el método de enseñanza y evaluación de los conocimientos. 

Cuando el diagnóstico de TEA no cursa con discapacidad intelectual, como es el caso de las personas con síndrome de Asperger, las adaptaciones no son significativas, es decir que no afectan al contenido.

Estas adaptaciones ayudaron a cursar sus estudios y a desarrollar su creatividad a Johann Sebastian Salvatori Fois, de 26 años, que está finalizando su formación para dedicarse profesionalmente a su pasión. 

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp